El papel de la madre gestante en la gestación subrogada

madre gestante

La madre sustituta se considera hoy en día como la solución para las personas que por diversas razones médicas no logran tener hijos. Para quienes no lo sepan, la madre gestante o sustituta es la mujer que ofrece su ser para albergar en su seno al hijo de una familia. Es una madre prestada, porque después de dar a luz, tiene que dárselo a sus padres biológicos.

Condiciones para ser madre gestante

Se han establecido varias condiciones mínimas para que una mujer se convierta en madre subrogada: tener al menos un hijo propio, ser declarada médicamente apta, no exceder la edad de 35 y tener al menos 20 años, si es casada – su marido no puede ser donante de células para el niño nacido-, firmar un contrato antes de la implantación del embrión, mediante el cual da su consentimiento para dar el niño a la familia después del nacimiento sin ser remunerado, etc.

Aunque la madre sustituta parece ser un salvavidas para las mujeres que no pueden tener hijos, plantea una serie de cuestiones. Dado que este niño es concebido por otras personas y se alimenta con la sangre de la madre sustituta, significa que es el heredero de una dote genética de dos personas. En esta situación, ¿cuál es la relación entre esta madre gestante y el niño al que alimenta y lleva en el útero? Dado que en esta madre sustituta palpita la vida que comparte con el niño que lleva, no se la puede reducir al estado de un objeto en el que habría un «producto» pendiente de entrega. En este artículo puedes observar todo lo que esconde la gestación subrogada.

Si esta madre gestante sabe que está embarazada de un hijo que no le pertenece, no sería descabellado conocer a personas que acepten este rol, sin sacrificar su tiempo y energía, para que ese niño nazca de acuerdo con las expectativas de los padres biológicos. Incluso si al principio estamos hablando de una persona mentalmente sana, no tenemos forma de saber qué eventos trágicos pueden ocurrir en su vida, de modo que descuide su embarazo: tomar ciertos medicamentos, consumir alcohol y, por lo tanto, dar nacimiento de un niño con ciertas discapacidades.

Según el Código de Familia, la madre que da a luz es la madre natural. Si este Código prevalece sobre el contrato firmado antes de la implantación del embrión, significa que por un lado la gestante tiene derecho a quedarse con el niño que está embarazada y por otro lado que los padres biológicos deben quedarse con él.

¿Qué pasa si los padres biológicos le piden un préstamo a la madre para tener un aborto y ella se niega? ¿Puede ser castigada?

No olvidemos que la presencia de la madre sustituta aumenta la comodidad de la vida humana misma. Son muchos los casos en los que algunas personas se niegan a tener hijos con el argumento de que pierden la belleza de su cuerpo, que tienen miedo de parir, que no quieren ser parte del sufrimiento que puede generar un embarazo… Es cierto que el proyecto de ley establece que la infertilidad debe declararse después de 12 meses de pruebas de forma natural o inmediata si hay una malformación anatómica declarada por el médico. Pero considerando cuántas desviaciones de la ley tenemos, no creo que nos veamos privados de ellas aquí.

Por lo que no se descarta que en unos años nazcan muchos niños con la ayuda de madres gestantes, aunque puedan haber nacido con la ayuda de la madre biológica.

Si la madre gestante podrá recibir dinero de los padres biológicos del niño para investigaciones y atención médica durante el embarazo, para alimentación, alojamiento y transporte, no se excluirá que de estos derechos, la madre gestante se convierta en un negocio, en el que las madres pidan prestado para mirar y ser vistas como lugares que se puedan alquilar, y el niño debe ser reducido a la condición de inquilino. Los aspectos psicológicos y sociales, así como los posibles riesgos y beneficios que puedan derivarse, son algunos de los temas más estudiados.

Aspectos psicológicos de la gestación subrogada

Al contrario de lo que muchas personas piensan, el principal motivo por el que muchas mujeres deciden gestar un bebé que no es suyo no es el económico, sino el de dar el regalo de la vida, ayudar a otras personas a conseguir su sueño. Según varios estudios, los principales beneficios a nivel psicológico para las mujeres gestantes subrogadas serían los siguientes:

  1. A algunas mujeres les sienta bien este estado, se sienten más especiales, lo cual mejora también su sensación de bienestar y salud emocional.

2. La motivación altruista y solidaria lleva a una mayor sensación de bienestar y felicidad por estar haciendo algo en beneficio de otros.

3. Se ve reforzada cuando existe una relación personal con los padres de intención. Al entender el sufrimiento por el que están pasando los futuros papás, su capacidad de empatizar se ve incrementada. Cuando finalizó el proceso, la mayoría de la gestantes afirmaron que han sentido una mezcla de emociones de felicidad y tristeza en el momento del nacimiento. Felicidad porque han cumplido su objetivo de ayudar a una familia y tristeza porque su ayuda acaba, su sentimiento de solidaridad termina y, en definitiva, el embarazo, con el que se sienten normalmente a gusto, ha terminado.

La gestión subrogada es positiva a nivel psicológico y para los futuros padres e hijos y varios científicos y doctores están a favor de este método, en detrimento de otros, basándose en estos aspectos psicológicos tan importantes. En concreto, estas personas destacan aspectos favorables tales como estos: «Al contrario que sucede, por ejemplo, con la adopción, los futuros papás pueden estar desde el primer momento implicados en el embarazo, ya que se permite que la mujer que pone a su disposición su vientre mantenga un vínculo real con esos. De la misma manera, también están las personas que están totalmente a favor de la gestación subrogada por el hecho de que permite que biológicamente quienes optan por la misma sí sean los padres de la criatura que viene en camino.»

Planteamiento de Pedro Fuentes, especialista en obstetricia

En exclusiva para El ejemplar.es, Pedro Fuentes, Médico Especialista en Obstetricia y Ginecología y lo que es más importante para él, padre por gestión subrogada, ha hablado abiertamente sobre el positivismo de la gestación subrogada tanto para la gestante como para los futuros padres e hijos.

Según Fuentes «el planteamiento es complejo. Personalmente lo podría resumir en: El menor no obtiene especiales beneficios psicológicos. Pero sí puede sufrir daños si se le oculta su origen, de modo similar a si se le oculta que es adoptado o si ha nacido por donación de óvulos, por ejemplo. Los niños tienen derecho a conocer su historia. Como beneficio se puede señalar que es un niño muy deseado y que muchas personas han intervenido para que pudiese nacer. Un beneficio que pasa, repito, por conocer su historia.

Las investigaciones sobre las mujeres que gestan confirman que se sienten bien consigo mismas, que son conscientes de haber ayudado a una familia y que un niño vive gracias a ellas. En mi experiencia personal, hay orgullo por lo hecho. En cuanto a nosotros, los padres, el beneficio es la paternidad. Es tener un hijo. Pero es un beneficio que creo es general para cualquier persona que tiene dificultades para ser madre o padre. De hecho, las buenas sensaciones que como padre he tenido son similares a las que han tenido parejas amigas lesbianas cuando han sido madres por método ROPA, por ejemplo. Y por favor, no olvide que hablar de gestación subrogada es hablar, siempre, de niñas y niños.» Es un padre feliz!

Albert Einstein dijo :»hay dos maneras de vivir una vida: la primera es pensar que nada es un milagro, la segunda es pensar que todo es un milagro.» Una pregunta….un punto para empezar a dejar atrás los contras sobre un tema tan sensible….¿podría ser?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *