Colegios especiales para niños con problemas de aprendizaje

colegios

La Ley Celaá ha sido una de las medidas más polémicas tomada por el Gobierno en los últimos meses.

Esta ley, conocida también como LOMLOE, se refiere a los centros de educación especial en la disposición adicional cuarta. La ley establece que «el Gobierno, en colaboración con las administraciones educativas, desarrollará un plan para que, en el plazo de diez años (…), los centros ordinarios cuenten con los recursos necesarios para poder atender en las mejores condiciones al alumnado con discapacidad».

Además, se fija que el objetivo con «el artículo 24.2.e) de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de Naciones Unidas» y cumple «el cuarto Objetivo de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030». Un artículo de Onda Cero nos recuerda que también establece que «las administraciones educativas continuarán prestando el apoyo necesario a los centros de educación especial para que estos, además de escolarizar a los alumnos y alumnas que requieran una atención muy especializada, desempeñen la función de centros de referencia y apoyo para los centros ordinarios».

La polémica llegó cuando la Plataforma Educación Inclusiva Sí, Especial También pidió la retirada del proyecto porque está redactado de “manera ambigua” abriendo la posibilidad de que las comunidades vacíen los centros de educación especial para “transformarlos en centros de recursos, sin apenas alumnado”.

Sin embargo, la ley pretende mejorar la educación inclusiva al preparar centros ordinarios para incluir a alumnos con discapacidad o problemas de aprendizaje teniendo como referentes a los centros de educación especial. Julián Ruiz, presidente de Ancee, declaró en un artículo de ABC que “el problema es que el entorno tiene mucho peso para estos alumnos. Tienen la capacidad para darse cuenta de sus diferencias, se comparan y hay repercusiones de tipo emocional”.

Dejando de lado las medidas pensadas para un futuro, actualmente existen diferentes fundaciones encargadas de trabajar con alumnos que tienen problemas de aprendizaje. La Fundación Judy Sharp es una institución privada sin ánimo de lucro reconocida oficialmente en 1978 por el Ministerio de Educación y Ciencia. Esta institución ha trabajado con más de 2.500 personas con dificultades específicas de aprendizaje como dislexia o disgrafía, TDA-H, falta de habilidades verbales o insuficiente manejo de técnicas de estudio.

La Fundación Judy Sharp cuenta con dos centros, uno ubicado en Madrid y otro en Pozuelo, Madrid. El centro de Pozuelo también cuenta con un colegio de habla inglesa que da una enseñanza en pequeños grupos para adaptarse a las características y capacidades de cada alumno.

Otro ejemplo es el centro específico para alumnos con dificultades en el aprendizaje es el Colegio Areteia, ubicado en Madrid. Este colegio privado está especializado en la atención a la diversidad del alumnado impartiendo desde la Educación Infantil hasta Bachillerato, además cuenta con ciclos de Formación Profesional de grado medio y superior. Considerado como un proyecto educativo pionero en la educación para la diversidad, el centro ofrece una educación adecuada a las características y necesidades individuales de cada alumno.

A pesar de la existencia de centros especiales para la educación de estos alumnos, hay diversos aspectos a analizar a la hora de escoger uno u otro. Los recursos que dispone un centro y su tipo de metodología debe marcar la elección del centro, además del número de alumnos por clase en algunos casos.

Los centros privados suponen un gran costo económico que no todos pueden asumir. Por lo que la inversión de una educación inclusiva es una gran noticia para todos los padres y tutores que no se pueden costear una educación privada. Desde luego, los profesores especialistas es el factor fundamental para el desarrollo personal y educativo de los alumnos con dificultades de aprendizaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *