Ucrania: vergonzosa Europa

Cuando se mira y se lee por los medios de comunicación el desarrollo de pre guerra y de la invasión final de Ucrania por la Rusia de Putin, tras sus  sucesivas advertencias verbales, y con desplazamiento de tropas a los límites de Ucrania, y se contempla la pasividad de Europa ante tales amenazas, que mira para otro lado y traslada, más por imagen que por efectividad, efectivos militares a zonas del mar Negro, pero sin intervención alguna, entra vergüenza de los mandantes de la Unión Europea, que recuerda mucho a la pasividad del resto de los países europeos ante la invasión  de Polonia, Checoslovaquia y Austria por Hitler, hasta que Wiston Churchill tomó la iniciativa y el liderazgo  en la defensa de Inglaterra y de los demás países europeos contra las pretensiones expansionistas de ese demente dictador.

Es vergonzoso que Europa, hoy Comunidad Europea, dé preferencia a sus intereses económicos, poniendo como ejemplo a Alemania y Francia.

Es evidente la falta de fuerza de la Comunidad Europea por cuanto Europa se ha quedado fuera de la mesa de negociaciones que se celebran entre Washington y Moscú y esa falta de fuerza es la consecuencia de la inexistencia de unidad entre los países miembros de la U.E. y ambas son percibidas y conocidas por Putin.

Pero, aún así, resulta vergonzoso que, ante la invasión de Ucrania, la Comunidad Europea mire para otro lado con laxas declaraciones de condena, argumentando su falta de implicación militar por el hecho puramente “formal” de que Ucrania no pertenezca a la OTAN y se limite a la evacuación de sus nacionales respectivos y al envío de alimentos.

El Presidente de Ucrania ha sido claro y meridiano al pedir a Europa medios militares con el que defenderse de la invasión ante la masacre de hombres, mujeres y niños, y es conocida ya la respuesta de la Comunidad Europea consistente en sanciones a Rusia y al mismo Putin, sanciones económicas que afectarán solamente al pueblo, pero nunca a Putin y a sus Ministros, puesto que esta es la doctrina del comunismo: Comunismo para el pueblo, pero  no para los gobernantes.

A su vez, y en contra de intereses económicos y pacifismos irresponsables y mal entendidos, se impone la creación de un ejército europeo logrando la autonomía estratégica. (Rocío Colomer Flores- Diario LaRazón-16-Enero-2.022).

Todos los estados bálticos están solicitando respuestas más efectivas, y si la Comunidad Europea no reacciona y deja de “mirarse el ombligo”, es sabido que las pretensiones y planes de Putin van mucho más allá de Ucrania y “sería devastador  Colomer Flores) que Europa necesitase nuevamente una agresión militar para lograr la unidad de los veintisiete en materia de defensa”.

Es impresentable que la Unión Europea, con sus ridículas políticas de sanciones, decididas tarde y mal, y sus vacías declaraciones de “condena” de la invasión, no atienda a los requerimientos urgentes del Presidente de Ucrania de medios militares, además de víveres y medicinas.

La Ministra de Defensa de España, Margarita Robles, muestra una vez más no tener concepto del ridículo ni de la vergüenza cuando se limita a solicitar sanciones económicas más contundentes, cuando es consciente de que éstas ayudas llegarán tarde y mal y solo perjudicarán a la población y el Presidente de Ucrania está pidiendo urgente ayuda militar.

La señora Robles, con su política de vacuo e irresponsable “pacifismo” prefiere no mirar a la masacre humana de Ucrania y continuar con su imperturbable e irresponsable postura de la política de sanciones.

Los científicos rusos piden “racionalidad” a Putin porque con la guerra les condena a ser unos “parias”, pero es evidente que a Putin no se le puede pedir racionalidad porque es irracional.

El General Alejandre, ex Jefe del Estado Mayor de la Defensa manifiesta en una entrevista ha declarado “hemos fallado a todos“. El actual Jefe del Estado Mayor de la Defensa, a pesar de su dependencia Constitucional del Gobierno, viene fallando a todos desde hace mucho tiempo.

Europa falla por los “intereses creados” y ya lo adelantó D. Jacinto Benavente.

Cabe preguntarse por la existencia real y efectiva de La Comunidad Europea y la O.T.A.N.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *