Sapos y estómagos. Lo que sea por el poder

Los siervos del jefe de la secta solo saben adorarle. No tienen escrúpulos, ni principios, ni valores. El jefe de la secta, Sánchez, los tiene controlados.

La serpientes venenosas, Pilar Alegría, Calviño, el mayordomo Bolaños y todos los demás, se mueven y hablan a través del hilo con el que los maneja el jefe de la secta.

Son psicópatas sin escrúpulos, no tienen principios, ni valores, lo “tragan” todo y mienten sin mover una pestaña, al igual que su caudillo, Sánchez, el jefe de la secta.

Solo tiemblan cuando ven que se les puede acabar el chollo y cuando el jefe de la secta, Sánchez, maniobra con el fraude y la mentira, respiran.

Viven de lujo a costa del pueblo. Son comunistas y vinieron para hacer “su Agosto”.

A la secta no le importa España, solo le interesa valerse de ella, desangrarla.

Cada atrocidad del jefe de la secta, Sánchez, intentan negarla, explicarla o justificarla a través del hilo con el que el jefe de la secta, les mueve como a marionetas, repitiendo hasta la saciedad, los “mantras “ que les inculca el jefe de la secta.

Son psicópatas con forma humana.

Han venido a arrasar con todo en su propio beneficio. El comunismo es eso: Vivir de lujo a costa de pueblo sumiso y engañado.

Todas sus promesas son “humo”, para que el pueblo manejado y sumiso se las crea.

Saben que a ese pueblo le dan “pan y toros” y le tienen callado y sumiso y saben que ese pueblo no tiene memoria: el jefe de la secta, Sánchez , tiene “vía libre”.

¿Hasta cuándo? ¿Hasta que ese pueblo sumiso despierte? ¿Despertará algún día?

Mientras tanto, el jefe de la secta, el caudillo dictador comunista, sigue manejando los hilos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *