Periodismo

Desde que Julio César hizo colocar en el Foro Romano el “Acta diurna”, Diura urbis acta, diario romano, para reunir diariamente las noticias de los acontecimientos más importantes para utilidad general, el Periodismo ha ido agrandando su presencia e importancia en su historia  haciendo de la información elemento sustancial de toda sociedad libre. Los cronistas históricos de la Edad Media son los cronistas del Periodismo actual.

El Periodismo es uno de los pilares de la democracia porque lleva en sus principios profesionales la ética, la libertad, la independencia, la veracidad de las  noticias.

El Periodismo, en cualquiera de sus modalidades, está incrustado en el orden social a todos los efectos y se ha hecho tan imprescindible fuerte e independiente que se le llama  “el cuarto poder”.

Dentro de esa libertad de información son connaturales a la mentalidad humana las distintas “líneas editoriales” de cada medio de comunicación, ”líneas editoriales”, que en modo alguno les liberan de su obligación de ser veraces y, en su caso, de la calumnia.

Titulares abrasivos afirmando  hechos y situaciones que finalmente no corresponden con la realidad, no es hacer Periodismo sino sensacionalismo oportunista. El acoso del reportero es basura informativa, que no Periodismo.

La “Línea editorial”  ha de valorar y respetar los principios del Periodismo, lejos de obedecer las consignas del origen de las subvenciones que los medios de comunicación reciben  y otros condicionamientos que pudieran tener.     

La “Línea editorial”  no puede falsear lo que es la noticia veraz y contrastada. El Periodismo es muy serio y a esa “línea editorial” no le está permitido tergiversar, manipular, subjetivizar, noticia alguna en beneficio de sus propios objetivos, por cuanto dejaría de ser noticia y no cumpliría su imprescindible labor social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *