No cesa la termita devastadora Sanchista

De la amnistía al terrorismo, pasando por  Ley del “sí es sí”, la Ley de Educación  de Isabel Celáa, y un sinfín de atrocidades, desastres, desmadres, mentiras,  ataques paranóicos a la lengua española, mantras, y alienamiento mental de los ciudadanos, estafas, engaños: 

Cuesta abajo y sin frenos, van los ciudadanos españoles.

Es cuestión de  votos. Es ese electorado de la derecha ciudadana el responsable de la dictadura sanchista. 

Siempre que dejen de votar por sus propios intereses, por apatía, pereza y se conformen con el “pan y circo”, y los que voten “pisándose la manguera”, seguirán colaborando a mantener  la dictadura sanchista. 

Si además le “siguen el juego” a los pucherazos de Sánchez, las consecuencias de su voto, o no voto, serán las responsables de su régimen dictatorial. 

El dictador vuelve a agitar “la guerra civil”, para meter miedo a la extrema derecha, sin mirar a la extrema izquierda, SUMAR, a cuyo comunismo da cobijo, para cumplir con su objetivo de gobernar perdiendo las elecciones.  Es su forma de actuar, es su línea: La trampa , el fraude.

“Buscaré votos debajo de las piedras”, y esto se hace cuando no hay principios, ni valores, cuando el poder se paga infringiendo los principios y los valores de los ciudadanos, cuando solo hay mafia, cuando se es mafioso, cuando solo existe el poder.

La amnistía es un escalón más en la vida de fraude y mentira de Sánchez, pero no ha sido ni será el único. Llegó por  un fraude, y seguirá en el fraude. Vive en el fraude 

Y de todo ello son responsables los electores. 

Muchos pensarán que los españoles tienen lo que se merecen y es muy posible que esa apatía, esa pereza, ese “pan y circo”, esa falta de memoria, ese “pisarse la manguera”, así lo demuestren porque es muy difícil de explicar que esa derecha tropiece tantísimas veces con la misma piedra. Increíble pero  cierto.

Cuesta abajo y sin frenos, degradación total. Eso es el sanchismo.

La ausencia de escrúpulos, es la  vía libre sanchista y esa derecha ciudadana acomodaticia, desmemoriada y con su “pan y circo”, es la responsable. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *