Lo que preocupa a los españoles (según el CIS)

cis

El Centro de Investigaciones Sociológicas ha dado a conocer su barómetro del mes de diciembre. Al margen de intención de voto para saber qué partido ganaría las elecciones, en esta encuesta se analizan otros aspectos con los que se pretende hacer una radiografía del momento que vive la sociedad española. Me refiero al apartado de las preocupaciones de los españoles, que en diciembre mostraron una variación al albur de los acontecimientos. Y este año, según nos va con los contagios del Covid-19. En diciembre acabábamos de pasar la segunda ola y nos dirigíamos hacia las Navidades, por lo que la mejoría en la evolución de la pandemia nos llevó a rebajar nuestro nivel de preocupación. Las consecuencias de este relajamiento lo estamos viendo ahora, con la llegada de la tercera ola.

Pero en diciembre, antes que el Covid-19, nos preocupaba más la crisis económica, un problema que no va por oleadas sino que pese a las ayudas prometidas por Europa, hasta que lleguen, siguen sin despejar el problema al que se enfrentan más de 700.000 trabajadores en ERTE, o a los más de 750.000 trabajadores del sector privado que se han quedado sin empleo (según la última EPA conocida este jueves), o a los más de 100.000 trabajadores autónomos que ni con las ayudas públicas prometidas han podido salvar su negocio.

Como tampoco los trabajadores que se han salvado de la “quema” las tienen todas consigo, porque teletrabajar nos aísla y nos hace ponernos en lo peor, como los que ven cómo su empresa ha bajado su actividad y produce menos. O cómo los opositores que siguen sin tener una fecha para sus exámenes pese a todos los cientos de miles de puestos prometidos por las Administraciones.

Por tanto, sí, la crisis económica, nuevamente sigue siendo el mayor problema para los españoles, pese a las promesas del equipo económico del Gobierno de que empezásemos a levantar cabeza a partir del verano.

El segundo lugar de nuestras preocupaciones lo ocupa el Covid-19. Mientras que las vacunas no lleguen a todos que se la quieran poner, este problema permanecerá, y subirá o bajará de nivel según los datos de contagios y muertos que se vayan produciendo.

En tercer lugar, el paro. Sabemos que los ERTE están frenando las cifras oficiales de desempleo. Su prórroga hasta el 31 de mayo próximo y el compromiso adquirido por los empresarios de que no despedirán hasta seis meses después nos viene a traer casi un año de sosiego, pero sabemos que no es suficiente, porque si la empresa al final termina cerrándose ante la imposibilidad económica de continuar no habrá ni prórrogas ni compromisos que nos salve. De momento, estamos evitando cifras estratosféricas que lleven el número de parados por encima del listón de los 3, 4 ó 5 millones de trabajadores, como ocurrió con la crisis de 2008.

La cuarta y quinta preocupación que nos afecta son los problemas políticos en general, unido al mal comportamiento de los políticos. A ello se suma la inseguridad que nos proporciona la falta de acuerdos políticos y la inestabilidad, así como lo que hacen los partidos políticos, y el Gobierno. En situaciones difíciles, como la que estamos viviendo, cada uno se fotografía tal cual es. Y nuestro sistema político hace aguas por todas partes, cuando los ciudadanos arrimamos hombro con hombro para ayudarnos en abastecer de alimentos a los más necesitados o hasta pala en mano en abrirnos camino cuando los gestores públicos se ven incapaces y desbordados porque ha nevado mucho. Mientras que esperamos a que se pongan de acuerdo en restricciones, reparto de vacunas, personal sanitario… comprobamos que nunca se pondrán de acuerdo, y que hasta pierden la educación cuando les importa más un voto que una vida.

En definitiva, los españoles estamos muy preocupados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *