Ignominia en el Gobierno

ignominia

Al escribir sobre la última barbaridad del voceras Iglesias al equiparar el exilio de los republicanos al pretendido “exilio” de Puigdemont, se me acumulan las contestaciones  ante tal dislate, producto de lo atrevida que es la ignorancia y de un odio, una soberbia y ambición patológicas de un espécimen que, con cuarenta y dos años, produce náuseas y asco a muchos, ya a cada vez más,  propios y extraños.

Al hablar del pretendido “exilio de Puigdemont” mira para otro lado el espécimen Iglesias al decir que Puigdemont, fugado de la justicia no “robó nada ni metió la mano en la caja”, cuando dio un Golpe de Estado y está sentenciado que cometió malversación de caudales públicos, entre otros, pero al espécimen Iglesias no le interesa hablar de ello. Puigdemont, no fue juzgado por sus ideas políticas, sino por dar un golpe de estado y malversar fondos públicos. Que el espécimen Iglesias no tergiverse la historia porque ya no engaña más que a los que se quieren dejar engañar por intereses partidistas y tener colocación.

Por su parte, al decir “lecciones de la derecha, ninguna“, vuelve a mirar para otro lado para omitir, evidentemente de forma maliciosa,  el golpe de estado que dio la izquierda contra la derecha en 1.931. Ese capítulo de la historia de España no se la han explicado bien, o se la han explicado tergiversada, o el espécimen Iglesias, al leerla, la ha reinterpretado a su conveniencia.     

Embaucador y manipulador compulsivo de la historia, cuando sugiere que él gobierna  en una dictadura, al calificar a Puigdemont de “refugiado”,  es evidente que le traiciona el subconsciente, como comunista que es y de ahí,  los continuos dislates que suelta por su boca.

El voceras Iglesias busca el voto en la basura porque él es una inmundicia para poder seguir en la poltrona, que tanto criticó y esa poltrona se la pagó otro embaucador y psicópata, Sánchez, para su dictadura. Sánchez no contradecirá nunca dislate alguno del espécimen Iglesias porque depende de sus votos para permanecer en su poder dictatorial y se escuda en el “gobierno” para decir, en palabras de la Ministra Montero, que “España es una democracia y un Estado de Derecho”, y salir del paso, pero Sánchez no dará nunca la cara, porque ambos ambicionan patológicamente el poder “como sea” y para mantenerlo es lo que le dicta “producciones Iván Redondo”.

Ambos dos están haciendo sus respectivos “Agostos” en España, que fue para lo que mintieron y manipularon a la ciudadanía hasta extremos insospechados. Sánchez dijo que “nunca pactaría con Podemos porque ni él ni la ciudadanía dormirían tranquilos y tampoco iba a pactar con Bildu, repitiéndolo cuatro veces, y el espécimen Iglesias prometió “el asalto al cielo”, entre otras muchas mentiras, cuando solo pretendía su asalto al poder con todo lo que ello conlleva.  Comunismo para el pueblo, no para ellos.

Esperpéntica resulta la indocumentada Isa Serra al pretender explicar la voz “exilio” conforme al Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española. El esperpento que hay que hacer para pretender defender al espécimen Iglesias y que la tenga en cuenta para seguir en el escaño con sus prebendas económicas. Es evidente que no tiene, no tienen,  sentido del ridículo.

Los “varones” socialistas y otros socios, han empleado una terminología muy suave al calificar el dislate del voceras Iglesias con el fin de no enfadar al jefe Sánchez, y por lo tanto, pese a esas “críticas”, no moverán un dedo, ni contra el psicópata Sánchez, ni contra el voceras Iglesias porque quieren seguir “saliendo en la foto”, como dijo Alfonso Guerra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *