¿Explicaciones, perdón?

Hay que hacer historia para que estos “golfos” y trileros del Consejo de Ministros, se enteren de algo, si es que son capaces de enterarse, o es que no se quieren enterar: La ignorancia es muy atrevida y peligrosa  y lo es más, cuando es  maliciosa.

Los antepasados de estos  buscavidas y trileros, se pusieron de acuerdo, cuando en 1.977 y bajo la Jefatura del Estado del Rey D. Juan Carlos I, para arreglar lo que el comunismo de la segunda república provocó, por sus desmanes de todo tipo, salvajadas, saqueos, asesinatos, violaciones de mujeres y un larguísimo etcétera, que los españoles terminasen en  una guerra civil a la que siguió una dictadura, que terminó con el fallecimiento del dictador y el cambio de sistema político en España con la instauración en España de un sistema Democrático bajo la forma de Monarquía Parlamentaria, promovido por el Rey D. Juan Carlos I. Estos chavales y no tan chavales están en las antípodas de esa clase y categoría política:

La quema en Madrid este año de la corona y la placa a los Héroes del Dos de Mayo de la Real Casa de Correos en la Puerta del Sol,  sede la Comunidad de Madrid,  es auténtico reflejo y un ejemplo más de lo que significa la república en España. 

A  estos golfos, buscavidas y trileros con su  patético y patológico  espíritu revanchista y muchos de ellos sin horizonte alguno en sus vidas, hay que enseñarles o recordarles, que gracias al Rey D. Juan Carlos I, esa Monarquía Parlamentaria, aprobada en referéndum por la gran mayoría de los españoles, les ha permitido a ellos  ser diputados y a algunos ministros, pudiendo cobrar de los presupuestos generales del Estado, es decir, del dinero de  todos los contribuyentes españoles.

A esos golfos, buscavidas y trileros, hay que decirles, que es de cobardes, que es lo que son, proferir calumnias contra el Rey D. Juan Carlos I, porque de tratarse de otra persona el calumniado y fuera del “arco protector” del aforamiento de estos golfos, estas calumnias podrían ser constitutivas de delito.

Estos golfos, buscavidas y trileros, que llevan la dictadura en sus venas, persiguen su comunismo, que es comunismo para el pueblo, pero no para ellos.

Su maldad no les deja reconocer que D. Juan Carlos I ha sido el mejor embajador de España en el mundo y de ahí la visita del Emir de Qatar a España para facilitarnos gas y otras prestaciones.

Estos golfos y trileros, ocultan maliciosamente que en un estado de derecho cuando no existe procedimiento judicial alguno contra una persona, esta persona tiene plena libertad de circulación y olvidan intencionadamente que entre los motivos del archivo por la Fiscalía de las actuaciones también está la falta de pruebas.

De no tener que responder el Rey Juan Carlos I ante los tribunales por causa judicial alguna, es obvio que en modo alguno tiene que responder ante nadie.

El resto es ignorancia malintencionada.    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *