El guiñol del dictador

guiñol del dictador

Podemos, ETA y Ezquerra son la extrema izquierda en España y el dictador gobierna con ellos, y VOX es la extrema derecha en España y el Partido Popular quiere pactar con ellos, pero el dictador eso no lo admite. El dictador dispone y manda quién puede pactar con quién.

El dictador puede pactar con la extrema izquierda, pero la derecha no puede pactar con la extrema derecha.

Así las cosas, la lolidelgado, que para los más despistados, es la Fiscal general del Estado, a la órdenes del dictador, abrirá diligencias por las denuncias de la extrema izquierda contra Díez Ayuso, a pesar de no existir delito alguno de Ayuso, pero tiene que sacar mierda, o  porquería, según se prefiera, por la tele para que su jefe, el dictador, recupere posiciones en las encuestas, aunque sea a base de mentiras.

Pero no le va a servir de nada, como tampoco le sirvió cambiar en su momento de gobierno. Las denuncias presentadas por la extrema izquierda  no tienen recorrido alguno, aunque la lolidelgado las saque por la tele.

El problema del Partido Popular es político y, muy posiblemente, instigado, manipulado y dirigido por dos muñecos del guiñol del dictador que son Casado y García Egea.

Es un guiñol en el que Casado, con los movimientos “cuasi-mafiosos” del Egea, han seguido las instrucciones del dictador para que metieran mierda o porquería, según se prefiera, en el partido Popular y estos “muñecos de guiñol”, con su soberbia y ansias de poder, han “entrado al trapo” del dictador.

España vive bajo una dictadura, dictadura de “caviar”, por supuesto: comunismo para el pueblo pero no para los gobernantes.

Pero los muñecos del guiñol del dictador, Casado y Egea no se han enterado y, utilizando su propio lenguaje, “han estrellado el avión”.

Casado le ha ofrecido a Díaz Ayuso retirar el expediente informativo que le ha abierto el partido, a cambio de que Díaz Ayuso niegue que el partido popular la ha seguido: Esa propuesta de Casado es ofensiva y demuestra lo avergonzado que está de las andanzas “cuasi-mafiosas” de su inseparable Egea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *