Caesar Augusto Imperator Sánchez: “Tocado”

Desde 2.018, y como consecuencia del fraude de la moción de censura que dio el poder a Caesar Augusto Imperator Sánchez, españoles en general y madrileños en particular han estado paralizados como un sortilegio, asumiendo como normal lo inaceptable, se han dejado engañar y embaucar en una telaraña de mentiras por el Caesar Augusto Imperator Sánchez, mientras asistían anestesiados a la destrucción de las instituciones y la convivencia.

Esta anestesia comunista se rompió el cuatro de mayo, porque en esas elecciones se impuso la realidad y lo madrileños se revolvieron y arremetieron en las urnas contra las falsedades y la dictadura de Caesar Augusto Imperator Sánchez, por mucho que al Caesar, imbuido en su laboratorio de la Moncloa, le pesase y lo negase, como lo sigue negando.

Los madrileños obedecieron de buena fe a su verdugo, el Caesar Sánchez, hasta que estallaron antes su malicia de rata de alcantarilla, elaborada desde su poder dictatorial.

El comunismo desprecia al pueblo y solo se vale del pueblo mediante el engaño para sus propios intereses y cuando ambos dictadores vieron conseguido “su cielo”, uno abandonó a ese pueblo que le había dado “su cielo” y el otro sigue contra el pueblo con látigo en mano.

Caesar Augusto Imperator Sánchez, revestido de su pompa y soberbia dictatorial, atentó contra Madrid, su plaza soñada, asfixiándola, pero no contaba con que la Comunidad de Madrid, le resultase contestataria y tras intentos fraudulentos de invasión, su Presidenta, convocó elecciones, cogiéndole desprevenido con el pie cambiado y sin candidato y, como no le gustan las urnas, Caesar Augusto Imperator Sánchez tuvo que improvisar, obligándose a intervenir  desde el primer momento de la campaña electoral  porque, ni Madrid era solo Madrid, ni el electorado votaba solo a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, sino que los madrileños, el pueblo, se rebelaba contra los desmanes dictatoriales del Caesar Augusto Imperator Sánchez.   

A su candidato le manejaron desde la Moncloa como si fuera un guiñol, imponiéndole continuos bandazos en su guion electoral, a la vista del continuo resultado negativo de las encuestas. No podía creer lo que estaba pasando, hasta que fue consciente del desastre que se le avecinaba y entonces se escondió en sus “cuarteles de invierno”, fingiendo que aquella campaña electoral “no iba con él”, otra mentira más de las continuas falsedades de su acerbo particular.

Lo que no se podía imaginar Caesar Augusto Imperator Sánchez, era la magnitud del desastre y mandó a su lacayos que negasen que aquellos resultados electorales tuvieran relación o connotación alguna a nivel nacional e improvisó una “primarias“ en Andalucía para intentar tapar el desastre de Madrid, pero los madrileños en particular y los españoles en general, ya se han despertado de la anestesia.

El “invento de las primarias en Andalucía” para tapar el desastre, “no ha colado.”

Lo que sí ha hecho Caesar Augusto Imperator Sánchez a la mayor celeridad, es señalar a los chivos expiatorios de la masacre, para intentar  salvaguardar su figura, objetivo éste imposible después de tantas felonías y desmanes. Mano de hierro con los disidentes y los chivos expiatorios. La derrota sin paliativos tiene que pagarla cualquiera, o cualesquiera, menos el responsable, él mismo, pero él es intocable. Las  purgas, y no se sabe si los “ paredones” , ya han empezado. Es su dictadura.

Gabilondo, Franco, Redondo, Leguina, que no han tenido relación alguna, ni con la designación del candidato, ni con la campaña electoral, han sido los depurados y aún seguirá la lista de represaliados.

Caesar Augusto Imperatro Sánchez, utiliza a los militantes como “clínex”, para “usar y tirar “y esos militantes ni se enteran. Al Caesar Augusto Imperator Sánchez sólo le importa “él mismo“. Eso es lo que hace el dictador con sus seguidores y sus disidentes. Para con los opositores tiene otras técnicas. 

Esa militancia cautiva no tiene ni idea de a quién obedece, qué es lo que obedece, ni la transcendencia de lo que vota y obedece.

O es ignorancia, o es cobardía, o son ambas. De eso se vale Caesar Augusto Imperator Sánchez.

1 comentario

  1. No me extraña que no se fíen de él nos está gobernando ( bueno por decir algo ) un psicopata que lo único que le interesa es seguir en su sillón caiga quien caiga . Y desgraciadamente esto es peligrosisimo. Tenemos que luchar por España antes de que la destroce, yo soy una ciudadana corriente y no se como hay que hacerlo pero si alguien nos convoca a lo que haya que hacer allí estaré VIVA ESPAÑA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *