El abogado chino Yu Wensheng es premiado por la Fundación Martín Ennals como uno de los mejores defensores de derechos humanos del mundo

defensores de los derechos humanos

El abogado Yu es una de las personalidades más prominentes que han sido víctimas de la campaña gubernamental contra defensores legales de activistas y disidentes en China, iniciada en 2015 por el régimen comunista y que se ha saldado con más de 300 detenciones o desapariciones. Yu Wensheng fue detenido tras publicar una carta criticando al presidente chino, Xi Jipining.

La esposa del abogado, Xu Yan, explicó que la detención se produjo sobre las 6.30 horas cuando Yu salió de su vivienda de Pekín para llevar a sus hijos al colegio. Los niños regresaron poco después a casa y contaron a su madre que la Policía se había llevado a su padre en medio de un gran dispositivo policial, ya que aseguraron haber visto al menos cuatro coches y una docena de agentes.

Yu empezó a tener problemas con las autoridades tras publicar una carta abierta en la que aseguraba que Xi no era «apto para seguir en la presidencia» por «estar fortaleciendo el control totalitario» en el país asiático.

En el escrito, publicado días antes del XIX Congreso del Partido Comunista celebrado el pasado octubre, el abogado pedía una reforma de la formación para lograr una China «con libertad, democracia, derechos humanos y un Estado de derecho». El Buró de Justicia de la capital le informó de la retirada de su licencia para ejercer la abogacía por supuestamente no trabajar actualmente para ningún bufete.

El mismo Yu explicó entonces, en declaraciones a Efe, que se trataba de un «truco» del Gobierno, ya que tenía constancia de que las autoridades habían estado presionando a diferentes despachos de abogados para que no le contrataran.

Para no crear «problemas» a otros compañeros, Yu decidió iniciar recientemente el procedimiento necesario para crear su propio despacho, pero las autoridades se lo han denegado, añadió.

«Lo esperaba porque en los últimos años participé en muchos casos de derechos humanos», confesó el letrado, que ha llevado numerosos casos de disidentes o activistas.

Bajo la presidencia de Xi, que llegó al poder en marzo de 2013, las autoridades chinas han reprimido a algunos de los más prominentes abogados chinos de derechos humanos del país, como Xu Zhiyong, fundador del movimiento «Nuevo Ciudadano», condenado en 2014 a cuatro años de prisión entre crecientes críticas de la comunidad internacional.

Según informes, bajo custodia Wensheng también ha sido torturado y se le niega atención médica. En diciembre de 2020, un tribunal regional de la provincia de Jiangsu confirmó un recurso contra su condena a cuatro años de prisión. Ahora lo han trasladado a la prisión de Nanjing, a 1.045 kilómetros de su familia, que recientemente pudo hablar con él brevemente mediante videoconferencia.

Este año, en 11 de Febrero, en Ginebra, la Fundación Martin Ennals ha otorgado a Yu Wensheng, destacado abogado de derechos humanos chino, el premio Martin Ennals en su edición de 2021. El jurado, con representación de diez organizaciones mundiales de derechos humanos, seleccionó además como finalistas a Loujain Al Hathloul (Arabia Saudí) y Soltan Achilova (Turkmenistán). En la edición de 2021 del premio Martin Ennals para defensores y defensoras de los derechos humanos, se nominó a tres destacados defensores y defensoras de los derechos humanos radicados en Estados autoritarios.

El galardonado, Yu Wensheng (China), y las finalistas, Loujain Al Hathloul (Arabia Saudí) y Soltan Achilova (Turkmenistán), se distinguen por su valentía y su profundo compromiso con la defensa de los derechos humanos, pese a los numerosos intentos de silenciarlos de sus gobiernos autoritarios.

Loujain Alhathloul es una activista por los derechos de las mujeres nacida en julio de 1989 y un personaje público saudita. La revista Arabian Business la incluyó en el tercer puesto de la lista de las cien mujeres árabes más poderosas de 2015. El trabajo de esta valiente joven ha sido fundamental en el movimiento para levantar la prohibición de conducir a las mujeres y el sistema de tutela masculina “Wilayah”. Los medios progubernamentales calificaron a Hathloul y a otras activista compañeras de “traidoras” por haber estado en contacto con diplomáticos y ONG extranjeras. Hasta agosto del año pasado las mujeres saudíes no podían viajar al extranjero sin obtener antes el permiso de un tutor masculino. La saudí fue liberada este año por las autoridades de su país, donde había sido condenada a cinco años y ochos meses de cárcel por un tribunal antiterrorista.

La otra finalista Soltan Achilova, de 71 años, ha documentado con sus fotos y artículos los abusos a los derechos humanos que muchos sufren en Turkmenistán, uno de los países más aislados del mundo. Philippe Currat, presidente de la junta directiva de la Fundación Martin Ennals, afirmaba en la entrega del premio que «Es un orgullo para la Fundación Martin Ennals honrar a tres personas que comparten su lucha por la justicia y el hecho de estar privadas del derecho a expresarse. En vísperas del Año Nuevo chino, esperamos que este reconocimiento a la labor de Yu Wensheng arroje luz sobre sus logros y lo ayude a recobrar la libertad que ha perdido”. Además, Alfonso Gómez, miembro del consejo administrativo de la ciudad de Ginebra, decía :»aunque la pandemia de COVID-19 afecta a la humanidad entera, los defensores y defensoras de los derechos humanos están pagando un precio especialmente alto».

En las regiones en las que los derechos humanos se violaban ya mucho antes de la pandemia, esta crisis ha servido de pretexto para reducir aún más el espacio de la sociedad civil. Hoy más que nunca la ciudad de Ginebra apoya a esos defensores y defensoras valientes y les agradece su contribución a nuestra humanidad común”. Andrew Anderson, director ejecutivo de Front Line Defenders y miembro del jurado, argumentó el premio con palabras contundentes: «En 2020, las autoridades chinas hostigaron a los defensores y defensoras de los derechos humanos que exponían motivos de preocupación sobre la COVID, defendían a las minorías étnicas y alzaban la voz contra la corrupción. Yu Wensheng y su esposa Xu Yan merecen todo nuestro apoyo en su valerosa lucha en favor de los derechos humanos básicos y el Estado de derecho”.

Su esposa, Xu Yan, acogió con satisfacción la nominación de su marido al premio Martin Ennals: “Es un honor para mi esposo, pero también una bocanada de aliento para todos los defensores y defensoras chinos de los derechos humanos que, pese a las dificultades, continúan con su labor”, declaró. Xu Yan continúa luchando sin descanso por la libertad de su esposo, cuya salud empeora en prisión: “Mi esposo siempre ayudó a los demás a defender el Estado de derecho. Jamás fue culpable, y debe ser absuelto de inmediato”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *