No se puede asegurar una pandemia por su coste inasumible

seguro

El coste de la pandemia, aún sin saber cuándo acabará, podría suponer el PIB de Estados Unidos (más de 20 billones de dólares) o el PIB de toda Europa (más de 13,7 billones de euros), según un estudio de PwC sobre el impacto del Covid-19 en las compañías aseguradoras. En todo caso, son cantidades inasumibles por el sector.

El próximo mes se cumplirá un año en que la OMS declaró que el mundo se encontraba afectada por una pandemia. Se creía que duraría poco, tal vez para el verano todo volvería a la “nueva normalidad”. Así, en abril de 2020 algunos informes, como el de la aseguradora Lloyd’s of London, se aventuraban a cuantificar el coste de esos meses: 203.000 millones de dólares en 2020, a los que habría que sumar las entregas a sus clientes de 4.300 millones de dólares en indemnizaciones.

Un año después nadie sabe exactamente el coste, ante la creencia cada vez más extendida en este sector de que no se puede asegurar una pandemia. En el encuentro anual del grupo asegurador Munich Re, reunidos para analizar los efectos de la pandemia, los participantes coincidieron en señalar que tanto las ramas de vida como de salud no pueden asegurar un caso de pandemia. “Es un riesgo que no se puede diversificar y el tamaño de esos riesgos es prohibitivo”.

Por lo tanto, ni los aseguradores ni los reaseguradores “tenemos suficientes fondos para cubrir costes tan elevados. Pero tampoco los asegurados podrán pagar primas tan altas”, según explicó el CEO del grupo Munich Re, Joachim Wenning.

Con el paso de los meses el sector analizó en profundidad los efectos que tendría sobre el seguro. Un informe de PwC auguraba un impacto “desigual” y similar a la caída del PIB de cada país. Pues bien, el PIB español cerró en 2020 con una caída del 11,6%. El estudio tenía en cuenta el descenso de la siniestralidad a corto plazo como único punto favorable para los resultados de las compañías aseguradoras. El problema ha llegado en el medio y largo plazo con las anulaciones de seguros y los rescates a empresas aseguradas.

Todavía no se puede calcular el coste que, sin duda, no se quedará en esos 203.000 millones de dólares inicialmente previstos (107.000 millones de indemnizaciones y 96.000 millones de pérdida de valor de las inversiones del sector). Como botón de muestra una reciente sentencia de la Audiencia Provincial de Girona favorable a una pizzeria frente a SegurCaixa-Adeslas, que ha obligado a indemnizar a su propietaria con 6.000 euros. Esta sentencia ha abierto la puerta a un alud de reclamaciones de la restauración por cierres obligatorios decretados por el Gobierno o las autoridades autonómicas. No se descarta que las aseguradoras, llegado el caso, reclamen al Estado y al final sea el contribuyente el que tenga que pagar.

¿Cuántas empresas habrán cerrado al finalizar la pandemia? ¿Cuántas estaban aseguradas? Muchas compañías no sólo han asegurado en caso de cierre de actividad, sino también en caso de desempleo. Lloyd’s of London calculaba que debería indemnizar con entre 3.000 y 4.000 dólares a cada asegurado en abril de 2020.

En el ramo de Salud la pregunta sería cuánto cuesta atender cada día un enfermo con Covid, cuántos de los contagiados estaban asegurados… todavía es muy pronto para calcular el coste.

Y para mayor desesperación del sector, 2021 también ha comenzado con una subida de los impuestos, que elevará las primas de los asegurados entre 20 y 30 euros. Las aseguradoras temen que se produzcan muchas bajas.

En el de coches, con caídas históricas de las ventas, el negocio solo se puede mantener con el parque automovilístico actual, aunque el aumento del paro derivado de la ya crisis económica podría traer muchos impagos de pólizas.

Y para cerrar el círculo en enero llegaron las catástrofes naturales, en plena tercera ola de contagios, con borrascas como Filomena.

No hay una solución homogénea porque este sector intenta “proteger” contra incidentes de todo tipo: salud, hogar, negocios… casi todo puede ser asegurado y el Covid-19 ha afectado a casi todo. Por este motivo, la primera conclusión es que asegurar una pandemia sería inasumible por sus elevados costes. Ni el asegurado podría pagar las primas que se le pedirían.

Puesto que la pandemia aún no ha terminado, desde el sector aseguran que el coste económico podría equivaler al PIB de Estados Unidos o al de toda Europa. Por tanto, las aseguradoras tienen que “trabajar un año completo sin ganar nada”.

De momento, la presidenta de la patronal del sector (Unespa), Pilar González de Frutos apunta como la primera preocupación del sector proteger a sus trabajadores y dar continuidad al negocio, un problema que se solucionó con el teletrabajo. “Los asegurados pueden estar tranquilos, ya que la asistencia está garantizada”. Como ejemplo, la cobertura de emergencia en el hogar, atendiendo a todas las urgencias que comprometían la habitabilidad o la salubridad del domicilio. Los ramos más afectados han sido vida, asistencia de viaje, pérdidas pecunarias… aunque el principal problema es la “duración de la pandemia”.

Las respuestas son diferentes según cada empresa ya que una respuesta conjunta podría “conculcar” los principios de libre competencia del sector.

Ante la que se avecinaba, ya en marzo de 2020 desde la patronal del sector se pedía “repartir los costes de la pandemia entre todos los operadores de seguros”. Si como el informe de PwC el coste podría ser el PIB de EEUU, estamos hablando de más de 20 billones de dólares; si es el de toda Europa, más de 13,7 billones. Una cantidad inasumible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *