Mbappé ejecuta el cambio de ciclo

mbappe

El delantero francés se exhibió en el Camp Nou ante el Barça de Leo Messi con un ‘hat-trick’ histórico que ya le sitúa entre los más grandes con apenas 22 años.

Este martes se respiraba un clima especial en las calles de Barcelona desde primera hora de la mañana. Volvía la Champions League y lo hacía en el mejor momento posible para el Barça de Koeman: con Messi volviendo a ser determinante y afinando la puntería en los últimos partidos. En frente volvía a estar el Paris Saint-Germain, enemigo íntimo de los culés los últimos años en Europa, con Pochettino al frente y las ausencias de jugadores clave como Neymar o Di María, por lo que el peso ofensivo caía sobre Mbappé. Y Kylian no decepcionó, ni mucho menos.

Si su reacción al saltar por primera vez al Camp Nou, en el entrenamiento del día anterior, fue de asombro ante la majestuosidad del escenario vacío, como si de un crío se tratara, su estreno sobre el césped rozó la perfección y acabó llevándose la pelota a casa tras una exhibición que ya forma parte de la historia de la Champions League. Hizo el empate cuando peor pintaba la cosa tras inventarse un regate donde no había espacio, adelantó al PSG con un gol de oportunismo y finiquitó la eliminatoria con un disparo de primeras a la escuadra ante la mirada impotente de Ter Stegen y la zaga culé… pero también de Leo Messi.

El argentino vio cómo, por primera vez desde que se afianzó como titular, un jugador que no era él firmaba un ‘hat-trick’ en el Camp Nou -lo hizo Forlán en el Villarreal en 2005 con Messi en el banquillo-. Los gestos de desesperación del capitán culé ante el PSG constataban un cambio generacional que tarde o temprano tiene que llegar tras más de una década de dominio en donde sólo Cristiano llegó a su nivel, independientemente de los títulos levantados. Mbappé despejó todas las dudas que había en torno a si ya se codeaba entre los grandes y apunta a ser el crack que domine el fútbol, ya más en el presente que en un futuro.

Su superioridad física no ha dejado de recordarnos con sus galopadas al mejor Ronaldo Nazario, palabras mayores, pero le faltaba dar el do de pecho en un partido de este calibre. Y lo hizo calcando la exhibición del brasileño en Old Trafford ante el Manchester United aquel 23 de abril de 2003. Un vendaval que combina potencia y calidad y ante el que sólo queda sentarse y aplaudir.

Mbappé se dio a conocer en la temporada 2016-17, con apenas 17 años, tras llevar al Mónaco a semifinales de Champions firmando 6 goles. No tardó en desembarcar en el Paris Saint-Germain, 180 millones mediante, para tratar de llevar al jeque qatarí la orejona, pero sus actuaciones se resentían en los duelos clave de la temporada, perdiendo protagonismo cuando más se le necesitaba.

Si bien es cierto que fue vital en el Mundial de Rusia en el que se coronó con Francia, con cuatro goles incluido uno en la final, muchos le acusaban de permanecer a la sombra de Neymar en Paris en los momentos decisivos, como la Liga de Campeones de la temporada pasada en la que fue el brasileño el que se echó a la espalda al equipo quedándose a las puertas del título.

Con el brasileño fuera de combate, Kylian Mbappé dio carpetazo a las dudas como lo hacen los grandes y, pese a su corta edad, se convirtió en el tercer máximo goleador francés en la competición, sólo detrás de Henry y Benzema, y también en el tercer máximo artillero de la historia del PSG, tras Ibrahimovich y Cavani. Una locura de cifras para alguien de su edad.

Con Messi y Cristiano encarando la recta final de sus exitosas carrera deportivas, Mbappé ya se perfila como el próximo dominador del fútbol mundial. Talentos de la talla de Haaland, Joao Félix o Sancho apuntan a poder disputarle el trono, pero fue el delantero francés quien dio en el Camp Nou el primer paso para ejecutar definitivamente el cambio de ciclo como lo hacen los más grandes, con un jaque al rey con tres goles en su propia casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *