Nuestro vocabulario cambiante

vocabulario

El idioma castellano es uno de los ricos y cada vez más completos en el mundo entero. Está en constante cambio y en continuo análisis. Las palabras van y vienen.

Existen cada vez más términos aceptados por la Real Academia Española (RAE), institución con más de tres siglos de existencia, que siempre ha determinado qué palabras están bien dichas y cuáles no, o cuáles se utilizan de manera correcta y cuáles no.

Muchas veces adoptamos modismos que escuchamos de otras personas y las utilizamos, pero no llegan a ser palabras oficializadas o permitidas.

Otro caso es cuando el uso continuo de una palabra es tal, que aunque no ha sido aceptada por la RAE de manera oficial, su popularidad le ha abierto paso en nuestro léxico y termina arraigada en la utilización de los hispanoparlantes, siendo posteriormente incluida y aceptada por la institución gramatical.

En el 2020 muchas palabras nuevas o coloquiales pasaron a formar parte de nuestro vocabulario, algunas otras dejaron de usarse o de considerarse, lo que puede llevar a pensar que quizás nuestro léxico esté en declive.

La Lengua del 2020

Se han incorporado 2.557 cambios, ajustes o nuevas palabras en el Diccionario de la Lengua Española (DLE) entre adiciones de artículos, acepciones, y enmiendas según la última actualización presentada por la RAE en noviembre 2020, en su web www.rae.es.

En cuanto a palabras que dejan de ser coloquiales, Trolear es una de las que más llama la atención en cuanto a inclusión en el DLE. Este verbo significa boicotear, generalmente a través de internet, a otros con comentarios ofensivos o fuera de lugar.

Macho Alfa ha pasado a formar parte del DLE. El reponedor, como actividad de reponer los anaqueles de los supermercados no estaba incluida y ahora sí.

Hilo también fue incorporada y aceptada en su función dentro de las redes sociales, al igual que Avatar.

Montón, como sustantivo relacionado a la cantidad.

Finde como contracción del «fin de semana» también fue incluido, al igual que Faláfel, gastrobar, nescafé, nacho, entre otras palabras relacionadas con el mundo gastronómico.

Estos son sólo algunos de los ejemplos que pese a ser utilizados comúnmente, hasta finales del 2020 no estaban incluidos ni aceptados por la Real Academia Española.

Vocabulario de la pandemia

Los acontecimientos de la actualidad han obligado a los expertos del idioma, a incluir terminologías en nuestro vocabulario.

La repercusión de la pandemia del COVID-19 provocó también la normalización de algunas palabras que no eran muy utilizadas cotidianamente, y provocó además la inclusión de muchas otras.

Algunos ejemplos de esto son: Distanciamiento, teletrabajo, pandemia, cuarentena, coronavirus, asintomático, desconfinar, desescalada, distópico, entre otras. Esta última, distópico, ha sido la más consultada en el DLE desde el comienzo del confinamiento en marzo, asegura la RAE.

Nuevas palabras en el mundo político y económico

Según una publicación del diario El Mundo, fue «muy interesante» la inclusión de nuevos términos y acepciones relacionadas con el mundo político, realizadas por la institución lingüística.

Algunos ejemplos de las incluidas y/o modificadas relacionadas con el ámbito político son: derechoso, izquierdizar, libertarismo, movilizador, partitocracia, prebendarismo, enfeudamiento, fascistoide, etcétera.

Por su parte, en el ámbito económico destacan como nuevas inclusiones microcrédito, multisectorial, desestacionalizar, internalizar, mandatar, keynesianismo, duopsonio, eonia e intradía.

Observatorio de la RAE

La institución quiere escuchar al ciudadano común y ha dispuesto los medios para hacerlo.

La RAE inauguró el año pasado el Observatorio de Palabras, un espacio digital que recoge términos o acepciones que son utilizadas pero que no están todavía aceptadas, pueden ser propias de expresiones foráneas o simplemente que se hayan viralizado, y que se incluyen en la nueva plataforma para que puedan ser valoradas y posteriormente, si así lo consideran, aceptarlas.

Un ejemplo de que no todo es adición, es el término Elle, que había sido incluido como pronombre del lenguaje inclusivo, pero que fue a su vez eliminado de la plataforma por generar confusión.

En el observatorio siguen estando palabras como ciberataque, tapabocas, mutear, entre otros términos que hemos incluido en nuestro hablar y escribir, y que se analizarán para determinar si serán aceptados por la RAE o no.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *