Grandes agujeros aparecen en el Antártico debido a la meteorología

Los ríos atmosféricos conducen aire húmedo y cálido de las costas de Sudamérica hasta el sur, hasta el mar de Weddell en el Antártico. Estas masas de aire causan un período de derretimiento del hielo, provocando grandes agujeros en el hielo, como sucedió en 1973, cuando se abrió un agujero del tamaño de Alemania, cerrándose hasta llegar al tamaño de Baviera en 2017.  

Según Diana Francis, de la Universidad Jalifa de Abu Dabi, se produce una especie de efecto invernadero como consecuencia de la condensación de vapor de agua, ya que las nubes impiden que se radie hacia la atmósfera y el espacio. Además, el arremolinamiento de las masas de aire calientes y frías provoca tormentas que desgarran el hielo, las cuales son aún más intensas con el vapor y la energía térmica liberada. Estas tormentas actúan como un taladro, perforando la capa de hielo.

Si bien este fenómeno es beneficioso para la fauna, ya que, por ejemplo, las ballenas y los pingüinos encuentran un lugar donde alimentarse, a la larga es perjudicial, pues puede acabar con el hielo del Antártico. El cambio climático y el calentamiento de los océanos provocarán que el hielo se adelgace, incrementando la superficie del nivel del mar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *